sábado, 24 de febrero del 2018
  
Por Uriel Flores Aguayo
Columna: Panorama partidista para el 2018 en Xalapa
Panorama partidista para el 2018 en Xalapa
2017-06-18 | 15:58:48
La fuerza y correlación partidista local se expresa en sus resultados electorales, en general, y el número de ediles que tengan en él Cabildo. Por lo que resta de este año seguirán las posiciones establecidas en las últimas elecciones, produciéndose un cambio brusco y radical en el 2018. Actualmente gobierna el municipio el PRI y sus aliados, con presencia regular del PAN y Movimiento Ciudadano, siendo ese dato lo más significativo porque las demás fuerzas son marginales.
Las dos diputaciones locales están ocupadas por representantes de Morena, mientras que ambas diputaciones federales se reparten entre el PRI y Morena. Esa es la realidad actual.
Para el próximo año estarán en juego las cuatro diputaciones locales y federales en las elecciones presidenciales y de Gobernador, en tanto que el Cabildo sufrirá un reacomodo drástico: Morena tendrá ocho posiciones, el PAN tres y una cada quien entre el MC, PANAL, PRD y el PRI. Morena consolida a Xalapa como un bastión, detentando las principales posiciones de representación y Gobierno; el PRI cae en un abismo, de gobernar actualmente a contar con un solo regidor; el PAN se mantiene estable, así como el PANAL; baja el MC de tres a un regidor mientras que el PRD prácticamente con las uñas araña su regiduría, conservando el negocio familiar de “panzazo”.
En el panorama partidista xalapeño es claro que habría una hegemonía de Morena con la sólida oposición panista y la presencia marginal del resto y la presencia marginal del resto de los partidos. Por su seriedad algo se puede esperar su seriedad algo se puede esperar de MC, no así del PRD que, para efectos reales no existe.
Es una gran limitación que no haya otra izquierda de peso, alternativa a Morena que, seguramente hasta por inercia va a ocupar los espacios políticos. En ese escenario se necesitan espacios de pluralidad y crítica como intento de contrapeso a las ideas dominantes cuya originalidad y trascendencia está en la duda.
No se debe omitir que Morena no ha hecho posicionamientos claros sobre nuestra realidad y próximas de Gobierno, ni tampoco mérito mayor a estar en el momento determinado de una coyuntura de crisis de los partidos más antiguos y el ascenso de la inconformidad social.
El voto de la inconformidad es fuerte en sí mismo, busca canales de expresión y se ref leja en el liderazgo fuerte y caudillista de AMLO; ese voto es abstracto y volátil, pasajero; ese voto no pide mucho, es de la esperanza por un cambio sin rostro claro, es más anti que pro, es de fe; hay antecedentes cercanos de ese fenómeno con Cárdenas y el mismo Obrador.
En esa línea todo se facilita, que bastan algunas consignas y el arrojo de un hombre providencial, como no se construye organización, sustituida por activismo, ni se levantan programas formales y viables esa fuerza tiene pies de papel.
Hay beneficiarios de esas tendencias e impulsos que creen que todo se debe a ellos y a su carisma.
Confunden el momento social con efectos ficticios y figuras de cartón. Por la coyuntura electoral del 2018 paradójicamente se prevé un panorama complicado para Morena en Xalapa, quien solo contará con tres o cuatro meses para mostrar algo diferente y novedoso en el Gobierno local.
Es poco tiempo para ofrecer resultados significativos cuando todavía no terminen de instalarse y marcar alguna diferencia que no sea de color tendrán lugar las macro elecciones del primer domingo de junio. Si gana AMLO el futuro inmediato para el gobierno municipal de Morena será luminoso con unidad y tiemo suficiente para construir y ser referente democrático; en cambio si pierde vendrá la desbandada y la desorientación total sobre el mundo a seguir.
Es el costo de depender casi exclusivamente de una figura.
La situación del PRD local es patética, con su sexto lugar en las recientes elecciones y la simulación grotesca que representa que una familia ocupe sin pudor la única regiduría obtenida.
No cuenta como partido, es un mero membrete que, si no se hace algo urgente y quirúrgico, será únicamente motivo de burla y pena ajena.
Podría hacerse algo si se convoca con apertura y se aleja de la simulación de los vivales que se apoderaron de las siglas, impresentables en sociedad.
Ante el avasallamiento coyuntural de Morena, con el riesgo de su dispersión después de la elección presidencial, mucho ayudaría con una izquierda democrática que represente algo.

Ufa.1959@gmail.com
Recadito: Sin clientelismo, con austeridad,
apertura y gente preparada se puede
y debe hacer un gobierno distinto.
Entradas Anteriores




















  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México