Logo Imagen del Golfo
    sábado, 19 de agosto del 2017
Inicio Noticias Agencia Clasificados Sociales Deportes Columnas ImagenTV
    Coatzacoalcos-Zona Sur     |     Cd. de México     |    Córdoba-Orizaba-Centro     |     Internacional     |     Guerra contra el narco    |     Poza Rica-Zona Norte    |    Xalapa    |     Veracruz-Boca del Río
Valeria y los valemadristas
Por Ivonne Melgar
2017-06-18 15:19:19
Valeria y los valemadristas
 
Valeria y los valemadristas


El asesinato de Valeria N a bordo de una combi en Nezahualcóyotl debería ser motivo suficiente para colocar en situación de emergencia a funcionarios y políticos, ahora omisos frente a la vida frágil.
Una niña de 11 años desaparece de la vista de su padre que impotente acelera el paso de la bicicleta para alcanzar la unidad de transporte concesionado en la que el chofer huye como lo hicieron ya tantos otros.
¿Por qué en el Estado de México no se ha puesto orden en las rutas de peseros y camiones para frenar el asalto y las violaciones, y sí pudo garantizarse el apoyo de sus líderes y conductores en la campaña y mítines del candidato del PRI, Alfredo del Mazo?
Porque ese jueves 8 de junio, no hubo poder alguno para detener la tragedia. Ni en el Ministerio Público ni en la policía tuvieron respuestas pertinentes y a tiempo.
Nada ni nadie logró impedir el feminicidio número 109 en la ciudad colindante con la CDMX.
Así los padres de Valeria encarnaron la soledad del ciudadano frente a las instituciones de saliva y de papel, mientras buscaban a su niña sobre las calles de un entorno cotidiano que se vuelve adverso.
Ésa es la realidad que los gobernantes y candidatos del partido en el poder minimizan y endulzan con rosas.
Ésa es la hostilidad que la gente padecen y que la oposición usa para críticas mediáticas y spot de coyuntura.
Ahora en la Comisión Permanente del Congreso, diputados y senadores piden a las 23 entidades que aún no definen al abuso sexual infantil como delito grave que reparen esa falta, porque los delincuentes salen libres bajo fianza. Y, claro, el Estado de México figura en la lista.
Pero los exhortos parlamentarios, papelitos al fin, no compensan la omisión de un Poder Legislativo incapaz de hacerse cargo del caos de las policías infiltradas por el crimen organizado, como lo reconocen los diagnósticos oficiales.
Por eso las alertas de género y AMBER son burladas sin pudor, mientras las familias ruegan por la búsqueda de sus desaparecidos.
Así sucedió con los padres de Valeria, quienes indefensos esperaron 18 horas para que se activara un mecanismo cuyo protocolo obliga a actuar media hora después de la denuncia.
Y es que también en la aplicación de las llamadas políticas públicas el diablo está en los detalles y de éstos tampoco se hacen cargo los partidos ni sus aspirantes presidenciales. Omisos ellos y nosotros, también, sí frente a la normalización de la violencia que la clase política trivializa, sin que exista un contrapeso ciudadano que pida cuentas.
De su parte, el gobierno federal perdió tiempo en el arranque del sexenio con la pretensión de bajarle volumen al registro y al debate de las muertes criminales, bajo el cálculo fallido de que dejar de nombrar el problema lo disminuiría.
Esa estrategia de silenciar el recuento de las víctimas acentuó, sin embargo, el fenómeno que hoy padecemos: la normalización de la violencia homicida cuando alguien aprieta la violencia homicida cuando alguien aprieta el gatillo la violencia homicida cuando alguien aprieta el gatillo para eliminar periodistas o un conductor de transporte público asfixia a la niña que su padre ilusamente le encargó llevar.
Dicen en el PRI que primero el proyecto y después el hombre, en referencia a la próxima elección presidencial. Pero todavía no escuchamos una propuesta que desde ya nos entusiasme para repetir aquella quimera de hace seis años de que ellos sí sabían cómo hacerlo.
Y qué pensar del político carismático y puntero en las encuestas, Andrés Manuel López Obrador, quien asegura que su honestidad sería suficiente para limpiar la corrupción de las instituciones y parar la violencia.
Es el de Morena un discurso que ofrece la purificación de la vida pública y una segunda oportunidad para el sicariato que conforman centenares de mexicanos en las entidades donde el narco opera a sus anchas, gracias a que cuenta con la complicidad o la negligencia de autoridades omisas.
Vale subrayar que la promesa de AMLO se considera viable en la tercera parte de los potenciales votantes, como se demostró hace dos semanas en la elección a gobernador del Estado de México, con la candidata Delfina Gómez.
Es muy sintomático que en la entidad donde murió Valeria, la campaña del PAN haya naufragado aun cuando el naufragado aun cuando el mensaje Josefina Vázquez Mota se centró en esa crisis que tiene al Edomex en el primer lugar de feminicidios en el país.
Y es que tampoco los panistas han evaluado el sexenio anterior en materia de seguridad. No sabemos qué harían diferente Margarita Zavala o el dirigente panista, Ricardo Anaya, cuyas aspiraciones presidenciales los obligan a tomar definiciones.
¿Alguien tiene una idea que no sea el voluntarismo ni la continuidad para frenar esta violencia que alcanza su mayor impunidad en las cárceles donde el poder de los criminales y la delincuencia se burla de todos? Por que a eso sabe la historia del presunto asesino de Valeria, el que amaneció ahorcado este jueves en el penal de Neza.
Sabe a sorna, a cinismo, a circo, a parálisis, a valemadrismo.
Mientras, el dolor de sus padres nos pisa los talones.
AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO
 
 
comunidad imagen del golfo
  Entradas Anteriores
2017-05-28 / Ahí viene Juan Pueblo
2017-03-26 / Mancera, AMLO y la amnistía
2016-05-29 / 2016: las elecciones del descrédito
2016-05-08 /
2016-04-10 / Libros gratuitos, el mito
2016-02-08 / Francisco, el subversivo
2015-02-08 / Intereses en conflicto