Logo Imagen del Golfo
    lunes, 25 de septiembre del 2017
Inicio Noticias Agencia Clasificados Sociales Deportes Columnas ImagenTV
    Coatzacoalcos-Zona Sur     |     Cd. de México     |    Córdoba-Orizaba-Centro     |     Internacional     |     Guerra contra el narco    |     Poza Rica-Zona Norte    |    Xalapa    |     Veracruz-Boca del Río
OPINIÓN
 
 
Por Francisco E. Heredia Quintana
2017-02-16 22:06:29
Vladimir, como una matrioshka enigmática e infinita
 
Una matrioshka es la típica muñeca rusa que todos alguna vez hemos visto.
Básicamente es un conjunto de muñecas, cuya peculiaridad consiste en que son huecas de tal manera que en su interior guardan a otra muñeca y esta a su vez a otra y así sucesivamente, la originalidad es que aparentemente es una sola pieza pero al destaparla se asoma una nueva con nuevos colores y contrastes.
La también conocida como mamushka, es una figura tradicional, que lleva el sello implícito e indiscutible de Rusia al mundo, así Vladimir Putin bien podría tener esta aura de matrioshka, esa energía que nos dice que hay algo más debajo de su discurso, algo detrás de esa postura rígida y de su coraza impenetrable.
Es poseedor de toda una serie de capas que están yuxtapuestas, palpitando y moviéndose en sincronía, otorgándole matices únicos, a veces misteriosos, a veces evidentes pero nunca predecibles.
Superficialmente parece una figura política más que se entremezcla y se diluye entre todas las voces del mundo, su impacto mediático no es aún una fuerza consolidada en México, sin embargo es como ese vecino que observa desde lo alto de su balcón los sucesos que sacuden al vecindario lejano, aparentemente analiza en una actitud apacible y reflexiva, pero sabe que posee la contundencia para intervenir si así le place.
Destapemos entonces, en palabras y argumentos y con algo de historia a la matrioshka enigmática e infinita del ruso.
El año pasado la revista Forbes nombró por cuarta ocasión al presidente de Rusia Vladimir Putin como la persona más poderosa del mundo. “Desde Moscú a Siria, incluso en Estados Unidos, sigue consiguiendo lo que quiere”, explicó breve y contundentemente la publicación.
La primera capa que vemos es la más predecible y evidente: el líder político.
Pareciera que jamás toleraría que una sonrisa espontanea se le incruste en el rostro arruinándole su gesto de inmaculada fiereza meditabunda en contraste, no duda en permitirse una actitud déspota y desafiante cuando es necesario; de todos los líderes mundiales se distingue por su apariencia fría y hermética.
Es alguien que se ha ocupado por su pueblo, antes de mirar sobre el horizonte situó sus esfuerzos en Rusia que desde hace varios años ha venido recuperándose de las dificultades económicas, de la recesión causada por el desplome del petróleo, la devaluación del rublo y de las sanciones que recibió por su apoyo a diversos conflictos mal vistos por muchos otros países.
La periodista y escritora estadounidense Lisa Dickey cuenta tres visitas emblemáticas a ese país.
En 1995, cuatro años después de la caída de la unión soviética, Rusia estaba en el caos “la economía se estaba desplomando, los rusos jóvenes veían a Estados Unidos con admiración incluso con envidia, relata aseguró que la pobreza era generalizada y que solo unas cuantas personas ostentaban el poder adquisitivo, al visitar Rusia en el 2005 Putin ya tenía cinco años en el poder y el ambiente ya era otro “los ciudadanos ya estaban mejor económicamente, tenían tarjetas de crédito, acceso a buena ropa, a viajes y ya había ciudades con un rostro modernizado con puentes y grandes edificios de departamentos”.
En su última visita en 2015 observó tres verdades absolutas: que la gente sentía que EU no respetaba a Rusia, que había un amor incondicional por Putin y que había una confianza absoluta en que Rusia volvería a su esplendor de superpotencia.
La periodista en sus tres viajes recorrió los mismos lugares y entrevistó a las mismas personas en 11 ciudades y el cambio fue notable.
Expertos opinan que el aislamiento, bloqueo o el castigo a Rusia provocaron un efecto positivo para la nación, detonándose la economía interna, Putin se vio ciertamente abandonado y supo qué hacer.
Otra capa o filtro que podemos remover para encontrarle una grieta de frágil humanidad a Putin es su pasado.
Nació en 1952, en Leningrado hoy San Petersburgo, en los 70´s fue reclutado por la KGB y en los 80’s terminó sus estudios en la Academia de Espionaje fue enviado a la República Democrática Alemana donde sirvió hasta la caída del muro de Berlín, en 1999 se convirtió por primera vez en jefe del Kremlin, desde entonces ha sido tanto presidente como primer ministro.
Se asegura su carácter distante y metódico proviene de su infancia y de su formación como espía, su familia fue azotada por el sufrimiento de la segunda guerra mundial, sus dos hermanos murieron y hay datos que indican que su padre quedó mutilado por una explosión que lo dejó sin piernas, su instrucción militar y educativa le dotaron de ese inquebrantable sentido patriótico que quizá es la fuerza, es el eje sobre el gira toda esa amalgama de estrategias que habitan en la mente del líder.
Una biografía no autorizada cuenta que su padre era alcohólico y que creció sumergido en un caos emocional, otras versiones señalan que lo abandonaron y fue adoptado a los nueve años y que siempre estuvo marcado por la ausencia del amor paternal. Su niñez transcurrió en la pobreza y en una soledad gris rodeada de los escombros de un país agónico tras el embate de la guerra.
El síndrome de la matrioshka continúa, y ahora nos topamos con una faceta inesperada y al mismo tiempo amada por los rusos: Putin el héroe, el macho alfa, el guerrero.
Es amante del judo, lo practica desde los 11 años, le gusta nadar pero no en albercas lo hace en el peligro de aguas heladas como las de Siberia, la altura o la velocidad no le intimidan además de correr en los autos más veloces ha piloteado aviones supersónicos.
En el gobierno ruso hay todo un aparato propagandístico que se dedica a exaltar la imagen poderosa y protectora de Putin, incluso hacen calendarios donde figura en diversas escenas haciendo todo un presuntuoso y a veces perturbador despliegue de su fuerza y su espíritu aventurero.
Después de todo él tiene realmente un entrenamiento como espía, todo un James Bond maduro al que se le ha visto cazando tigres y osos o simplemente apareciendo en medio de la naturaleza extrema con el torso desnudo y con un brillo altanero en sus ojos.
Vladimir sabe muy bien personificar a ese líder intrépido, el alfa indiscutible de la política mundial que es amado y admirado por los hombres y mujeres de Rusia.
En su país se ha desarrollado todo un culto a la personalidad de guerrero de Putin, es un tipo duro, tosco, les encanta la idea de verlo en los pasillos de la diplomacia mundial con esa actitud inmutable, con ese autocontrol de piedra que no se rinde ante nada ni nadie; el frío y el calor no le hacen mella, es narcisista, le encanta estar bajo los reflectores si se trata de mostrar sin pudor su fortaleza física.
Sus adversarios le critican que solo parece cómodo rodeado de tigres, koalas, perros y demás animales, que su máscara malhumorada y polar se desdibuja y hasta se atreve a mostrarse sonriente y emotivo solo en estas situaciones.
Otra faceta que se desentraña es el factor omnipresente, su influencia en el mundo, el enigma de sus motivos, ¿cuál es su meta y qué hará para lograrlo?
Ciertamente en occidente la presencia de Putin no es algo de todos los días, su voz no pertenece a la monotonía del flujo diplomático o político, sin embargo no podemos asegurar que no esté presente, no podemos poner en duda que su influencia sea solo una estremecedora fuerza que solo hace eco en Rusia, No.
El hombre del Kremlin es una especie de gigante estoico y gélido que en la palma de su mano ve como se retuercen la diplomacia y las relaciones internacionales a su antojo, interviene, desde las sombras, jala, suelta y presiona los hilos cual titiritero siniestro, que desde las entrañas de la obscuridad geopolítica, apenas esboza una sonrisa al ver que todo se mueve al ritmo que él determina.
La más reciente polémica que enciende las alarmas sobre el misterio de las intenciones rusas, es el presunto despliegue de unos misiles que violarían tratados internacionales importantes especialmente para Washington quien ya advirtió que el desarrollo de ese armamento “pone en riesgo la seguridad europea y asiática”, ¿por qué mover un misil un mes después de las elecciones presidenciales de EU? y ¿qué paso con esos guiños, con ese coqueteo discreto que había entre el Kremlin y Trump? acaso la nueva crisis que enfrenta el gobierno del magnate ha provocado que Putin endurezca su posición, Donald Trump ha caído de su gracia o simplemente ya no le conviene seguir alimentado ese “romance” Rusia- EU.
Michael Flynn Consejero de Seguridad tuvo que renunciar al descubrirse que tuvo acercamientos con diplomáticos rusos de alto nivel en el 2015, ¿ ya estaban negociando, ya se intercambia información o se formulaba la táctica para aplastar a Hillary Clinton?, otro nombramiento que pone dudas sobre la mesa es el nombramiento de Rex Tillerson como Secretario de Estado el puesto más importante del gabinete, este señor es presidente de la petrolera ExxonMobil, cultivó hace tiempo una relación personal con Putin quien incluso lo condecoró en el 2013 con la “ Orden de la Amistad”.
Es tal su poder que acaso le ¿regaló el triunfo a Donald Trump? quiza ya ha posicionado sus piezas en la Casa Blanca, se ha alojado como un tumor mudo y punzante y el magnate ebrio de poder y en su frenesí presidencial no advirtió que solo era una pieza más, un pequeño manipulable y ridículo peón rubio para hacer jaque mate al país más poderoso del mundo, para que el brazo del Kremlin fuera abriendo paso para tomar posiciones que le permitan lograr extender su dominio en occidente?
El apoyo al presidente de Siria Bashar al Asad va más allá de sacar a los rebeldes -terroristas- yihadistas y de provocarle constantes enojos a Barack Obama, Siria es el principal proveedor de armas de Rusia, una puerta que al buen Vladimir le conviene tener abierta y por supuesto que desconfió de la intervención de EU y de un sin número de organismos humanitarios que argumentaban un cese al fuego y una entrada libre a Sira para proteger a los civiles en riesgo, sin embargo fue duro y criticó abiertamente a Obama “el premio nobel de la paz quiere jugar a la guerra“, Rusia fue aislada por el occidente, y en Europa buscó aliados y los encontró, Putin no fue tímido en apoyar a dos candidatos que lograron la presidencia en Bulgaria y Moldavia, Rumen Radev e Igor Dodón, “hay ya el potencial para un mayor desarrollo de las relaciones basadas en una tradición milenaria de amistad y cercanía cultural y espiritual”, selló así Vladimir en un mensaje de felicitación a ambas naciones, congratulándose del triunfo de sus estrategias en Europa.
En territorios más cercanos el presiente de Uruguay Tabaré Vázquez anunció su reunión con Putin y presumió de una agenda abierta con Rusia, así mismo el gobierno de Venezuela le concedió el premio “Hugo Chávez a la paz y la soberanía de los pueblos”, a quien el mandatario Nicolás Maduro describió como “líder mundial de la paz”, y le reconoció su influencia en Siria y además le agradeció la hermandad que aun tienen ambas naciones que se vio fortalecida especialmente en el ámbito militar en 1999 cuando Hugo Chávez llegó al poder, también ha tenido encuentros de simpatía con Evo Morales de Bolivia y sin duda con el gobierno cubano. Y para México en una entrevista a una revista española mencionó escuetamente el desempeño de Peña Nieto, expresó su respeto por Felipe Calderón y lanzó y un sutil coqueteo a la política de Andrés Manuel López Obrador.
La mirada desafiante de Vladimir está en todos lados, es omnipresente, está donde quiere y sabe a dónde va.
Sin duda el tiempo nos dará más piezas que ir moviendo, más matrioshkas que ir destapando para encontrar una nueva y adentrarnos al torrente tridimensional de este líder empedernido, de este estratega temerario del que aparentemente se conoce mucho pero al mismo tiempo es un jeroglífico tenso, con ese andar de puños cerrados y mirada retadora.
¿Quién es Vladimir Putin? es tan sólo el líder que está encumbrando a Rusia?, es el niño tímido y abandonado convertido en conquistador de fieras?, es un eterno espía, un hombre que a pesar de los cargos que asuma siempre vivirá en el borde de la adrenalina y la furia, entre la cotidiana batalla de la diplomacia del mundo y su propio método de hacer las cosas.
Sigiloso, moviendo sus piezas milimétricamente Putin, se plantea sus metas y logra escurrir su voluntad como una niebla que crece inadvertida, y va expandiéndose, adueñándose lentamente de todos los espacios y momentos, hasta tornarse en una bruma gélida, que envuelve sin excepción a todas las voluntades en la enigmática y bifurcada maraña de sus secretas intenciones.

heqfe@hotmail.com
AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO
 
 
comunidad imagen del golfo
  Entradas Anteriores
2017-02-09 / Yunes “Potter” y la varita mágica extraviada
2017-02-02 / Candelaria–incendiaria, la fiesta, la fe y la exacerbada violencia
2017-01-26 / Melania... sonrisa ensayada, glamour taciturno
2017-01-20 / El indescifrable silencio de Federico
2017-01-19 / El indescifrable silencio de Federico
2017-01-12 / El encanto de Donald